El Cielo Nocturno

Durante una noche despejada y sin luna, desde un enclave alejado de las luces de las ciudades, podemos contemplar el cielo nocturno tachonado por estrellas de diverso brillo. Aunque nos puede parecer que son muchas más, cerca de 3.000 resultan visibles a simple vista, si bien la mayoría de ellas son de brillo débil y poco llamativas. Las estrellas más destacadas sirven como referencias para localizar otras estrellas y objetos en el firmamento y con ellas es posible orientarse perfectamente. La observación del cielo nocturno es una de las actividades más nobles y enriquecedoras que el ser humano puede experimentar. Cada vez que alcemos la vista al cielo o acerquemos nuestros ojos al ocular de un telescopio, observaremos una luz muy especial. Esta luz habrá atravesado todo nuestro Universo para acabar en nuestra retina, formando parte de nosotros, y permitiéndonos a su vez formar parte de este inmenso espacio que nos rodea. Cada noche de observación será una etapa distinta de nuestro viaje, y cada noche, el firmamento nos brindará un espectáculo en cambio permanente digno de ser admirado.
Dentro de nuestro Caleidoscopio de la vida, en Nada es como fue, hablaremos sobre este interesante tema.

Ir a descargar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s