Hablar bien para sentir mejor

Las palabras se entremezclan en nuestra mente, en nuestro cerebro y también en nuestra boca al pronunciarlas. A veces nos juegan malas pasadas y también pueden quitar algunos obstáculos en el camino. “Sé amable y serás más feliz…” ¿Lo que decimos de cierta forma condiciona lo que somos y lo que hacemos?
En nuestros “Diálogos para la vida” hablamos de cómo nuestras palabras pueden tener grandes efectos en nosotros mismos y en los demás. ¿Te apuntas?

Ir a descargar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s